…como lo vemos en Sex and the City.” Pero sí crecí con la ilusión de que un día, no muy lejano, un príncipe azul, llegaría en un caballo blanco, se postraría frente a mí, con una bella sortija, y me pediría que fuera su esposa. 243 palabras más