Vivimos en el país del más sapo, del más vivo, del más avispado. En el que el que menos se ha pasado el semáforo en rojo, porque no le ve la policía o el agente de tránsito… o vira en donde claramente dice no virar, porque son vivísimos y así cortan camino… o no le importa ir enviando mensajes mientras maneje porque si le “cachan” le pasa un billete al agente y solucionado el problema. 670 palabras más