Llego del despacho y me encuentro a mi hijo medio recostado en el sofá del salón (en mi sitio, por cierto). No parece dormido del todo, pero le veo preocupantemente desvanecido. 202 palabras más