Estamos en un mundo de locos y, como dirían nuestros abuelos o padres, ya no se sabe qué inventar. Se empieza haciendo Beer yoga o yoga desnudo con tu perro, evolucionas hacia el maravilloso mundo de los ayunos voluntarios tan sólo bebiendo sirope de arce y agua durante una semana, hasta coquetear con la  concepción mística y sensorial del sexo. 393 palabras más